ImaginarteJuegos

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
INICIO > ARTÍCULOS > Agustín Fonseca > Historia de los crucigramas

Historia de los crucigramas

Compañero habitual de viajes, salas de espera, metros y autobuses, el crucigrama se ha convertido en algo tan cotidiano como los anuncios de contactos, las tarjetas de visita o los calendarios de pared. Pasatiempo por antonomasia, el crucigrama es, desde hace casi un siglo, elemento asiduo de todo tipo de publicaciones.
Quién fue el padre y cuándo nació es motivo de discordia entre italianos y estadounidenses. Oficialmente se considera como el primer crucigrama de la historia el publicado en el suplemento FUN del diario New York World el 21 de diciembre de 1913. Su autor fue Arthur Wynne e incluía “amablemente” el nombre de la publicación en una de sus horizontales.

Sin embargo, hay quien defiende que fue el italiano Giuseppe Airoldi el verdadero padre de la criatura cuando, el 14 de septiembre de 1890, publicó un embrión de crucigrama en el II Secolo Illustrato Della Domenica. Airoldi murió unos días antes de que el periódico americano le imitase, por lo que jamás pudo reclamar su paternidad.

Henry Ernest Dudeney, famoso matemático aficionado a los rompecabezas, publicó en 1926 un libro que contenía el que podríamos considerar como primer crucigrama numérico. A pesar de la claridad de sus definiciones, su resolución no deja de tener cierta dificultad.



También Dudeney es el inventor del crucigrama pangramático, un curioso crucigrama poblado de casillas negras y 26 blancas, en las que se han de colocar las 26 letras del alfabeto exclusivamente.

Es prácticamente imposible resolver este pasatiempo en español, por lo que recomendamos a los lectores bilingües que prueben con el inglés.

A pesar de que el reto se encuentra en crear el crucigrama, a la derecha tienes uno ya realizado para completarlo con las 26 letras del alfabeto y cuyas palabras existan en inglés.


Durante la II Guerra Mundial, a finales de 1941, Winston Churchill autorizó al Bletchley Park (organismo dedicado al descifrado de los códigos secretos alemanes) a reclutar nuevos “breakcodes” (rompedores de códigos). Para ello se realizó un concurso entre los lectores del Daily Telegraph. El reto consistía en resolver el crucigrama publicado en menos de 12 minutos. Se seleccionaron 25 concursantes de los que sólo 5 lograron finalizar el crucigrama. El récord se estableció en 7 minutos y 57,5 segundos.

En España no fuimos demasiado pródigos en este campo durante aquellos años. Sin embargo, cuando hemos irrumpido (véase el caso de Pedro Ocón de Oro), lo hemos hecho con verdadera profusión.
Poco hemos añadido a la historia del crucigrama salvo, quizá, el crucigrama más pequeño del mundo. Creado por mí y publicado el agosto de 1987 en la revista Muy Interesante, contaba con una única casilla y sus dos definiciones, y se retaba a los lectores a resolverlo a través de un concurso. Muchos escribieron, pero pocos acertaron.

.

Horizontales:
1
. Juan Pablo Bonet, escritor español del siglo XVI, gentilhombre de Su Majestad, dedicó gran parte de su vida a los sordomudos, e inventó un procedimiento para enseñarles a hablar en su obra Reducción de las letras y arte de enseñar a hablar a los mudos, impresa en Madrid en 1620, dijo de ella: "...tiene voz sonora, simple y significativa...; es su nombre el que forma una respiración que sale derecha por sobre la lengua adelante, y ella se levanta y tiende hasta igualar con los dientes, y en ellos hiere la respiración tremolando, y sale estando ellos y la boca medio cerrados".

Verticales:
A
. Nombre del primer ministro del emperador chino Ehun, que vivió en el siglo XXIII a.de C. (para facilitarle las cosas, le daremos una pista: nuestro hombre dictó sabias medidas para remediar el hambre que en aquella época azotaba su país, enseñó al pueblo el arte de la caza e inventó redes y otros instrumentos para la pesca y la agricultura).


Este crucigrama fue incluido en el Libro Guiness de los Récords, junto a su autor. Sin embargo, la alegría duró tan solo dos años, convirtiéndose en el único caso conocido en que dicho libro elimina un récord, no por haber sido batido, sino por ser imbatible.

Actualizado ( Lunes, 11 de Mayo de 2009 13:15 )  

Tagcloud